Gran Cuvée

D.O. Cava
Reserva
2012
Gran Cuvée Reserva

El Gran Cuvée Reserva es un nuevo desafío para nuestros enólogos, con el deseo de mostrar nuestro apoyo a las antiguas uvas autóctonas, como la macabeo y la parellada, nuestras uvas blancas más delicadas. Una creación fresca, elegante y compleja, que solo se lleva a cabo cuando se dan todas las condiciones de clima, suelo y cosecha.

Las variedades macabeo y parellada son el fruto de viñas muy viejas y tradicionales, con una  producción muy baja y un fruto de mayor personalidad. Las uvas macabeo aportan frutos frescos, manzanas y peras. La variedad parellada contribuye con finura, frescor y aromas sutiles y florales, que hacen que el vino sea más característico y delicado. Las uvas chardonnay proceden de vides más jóvenes cultivadas en espaldera y aportan aromas, cuerpo en el paladar y una acidez nítida. Las uvas pinot noir se recogen a mano para evitar toda presión y extracción del color. Cuando las uvas llegan a la bodega, se prensan de inmediato para obtener un blanc de noirs. Esta variedad aporta una sabrosa acidez y un cuerpo completo.

Primera fermentación en depósito, a baja temperatura, entre 14 y 16 °C, con levaduras seleccionadas, propias y autóctonas. Los vinos macabeo y parellada, antes de embotellarlos para iniciar la segunda fermentación, se dejan con sus lías y se realiza el bâtonnage (mezcla de las lías del depósito con el vino), lo que mejora la sensación en la boca, los aromas y el potencial de envejecimiento. La primera y la segunda fermentación se llevan a cabo con nuestras propias cepas de levadura. Un mínimo de 15 meses de crianza en contacto con las lías, en condiciones de oscuridad y calma absoluta, a 20 metros bajo tierra y a una temperatura constante y natural de entre 14 y 16 °C. El nivel de dosificación es inferior al habitual para poder disfrutar de la personalidad y el apetitoso sabor de los vinos base.

Este cava es un buen equilibrio entre las influencias septentrionales y meridionales expresadas a través del corazón de nuestra tierra mediterránea. El resultado es una combinación perfecta de las antiguas cepas de macabeo y parellada, que brindan fruto, elegancia y finura, y encajan perfectamente en la riqueza del chardonnay y las notas de bayas silvestres del pinot noir. Es una combinación idónea de suelos, climas, aromas de la uva y un vino terminado, envejecido durante 15 meses en contacto con sus lías, que resulta refrescante y afrutado, rico y elegante, y crea un equilibrio perfecto entre frutos, estructura, acidez y alcohol.

Complejo en su armonía, hay una impresionante variedad de sabores y sensaciones, que combinan perfectamente con todo tipo de platos de pescado, ceviches peruanos y mexicanos, la cocina con soja, la tempura, el chucrut, la carne estofada y la más avanzada cocina del sushi. Ideal también con setas salteadas o en escabeche, carpaccios de carne, salmón salvaje, quesos curados y, por supuesto, la cocina con aceite de oliva virgen.

Ficha técnica