La lechuza vuelve a los viñedos de Segura Viudas.

10 Junio de 2018

Cuatro crías de lechuza, criadas en cautividad en el Centro de Fauna de Camadoca (Generalitat de Catalunya), ya sobrevuelan las fincas de Segura Viudas. Se trata de una nueva acción de la Heredad en el marco del programa de promoción de la diversidad del entorno en el que participa como entidad de custodia de SEO-BirdLife.

La cría mediante la técnica de hacking consiste en la colocación de pollos en un nido artificial en el territorio donde se pretende reintroducir la especie. Estos pollos han sido criados en cautividad en contacto con adultos de su especie y son colocados en el nido cuando ya han pasado la fase de impronta.

 

El equipo de Segura Viudas les ofrece un acompañamiento y seguimiento a diario y, sin que se les vea, les proporciona alimento. En el momento en que las lechuzas puedan volar, se les retirará la reja que tapa la salida del nido para que las aves puedan explorar el entorno y volver cuando lo deseen. Allí encontrarán comida hasta que se pueda certificar que son autosuficientes y se puedan incorporar plenamente en el ecosistema. Por la querencia de las aves a volver al sitio donde se han criado para reproducirse, se espera que estas aves permanezcan en ese territorio y críen allí en los años siguientes, de modo que se establezca la especie en ese lugar.

La lechuza, declarada Ave del 2018 por SEO-BirdLife, es la única representante de la familia de los titónidos (Tytonidae) en todo el territorio europeo y en los últimos años sus poblaciones han descendido debido a varias causas, entre ellas, las transformaciones del entorno rural (cambio en los cultivos, abuso de pesticidas y pérdida de lugares donde nidificar). Estas aves nocturnas son clave para regular el ecosistema gracias a su dieta, basada sobre todo en roedores e insectos.