2017: una vendimia corta de vinos intensos con gran potencial.

9 Noviembre de 2017

Después de una cosecha que ya se esperaba corta, marcada además por la diversidad y severidad de las inclemencias meteorológicas que han afectado el desarrollo de la vid, Miquel Salarich, director de enología de Segura Viudas, destaca que los vinos de 2017 se presentan intensos en aromas y sabores, con un gran potencial para elaborar vinos de crianza, ya sean cavas o vinos tranquilos. A la falta de precipitaciones de los meses de abril y mayo, cruciales para el desarrollo de la vid, se sumó una inusual ola de calor en el mes de junio que aceleró el ciclo vegetativo de la planta de forma acusada. En una situación como la descrita, el seguimiento de las maduraciones y el decidir la fecha óptima de vendimia fueron la clave para cosechar las distintas variedades en su momento justo, preservando la frescura de la fruta. La entrada de la uva en la bodega fue un 20% inferior a lo habitual. Por otro lado, ésta se caracterizó por su excelente estado fitosanitario, un grado alcohólico potencial elevado y una acidez moderada. En estas condiciones, los vinos elaborados muestran una intensidad de aromas de madurez plena, con sabores afrutados y una acidez moderadamente alta. Unas condiciones inmejorables para la elaboración de vinos de crianza.

Una vendimia histórica

La vendimia de 2017 se inició el 2 de agosto con la cosecha de la variedad Pinot Noir; una fecha que ha marcado el récord histórico de inicio de vendimia en la bodega. Las variedades tradicionales del cava también han adelantado su cosecha respecto a las previsiones y las últimas uvas de parellada entraron en la bodega a finales de septiembre, casi quince días antes de lo que venía siendo habitual.

Navigation by tags